miércoles, abril 17, 2024
InicioOPINIÓN4 razones por las que el púlpito de la iglesia no debe...

4 razones por las que el púlpito de la iglesia no debe ser usado para campañas políticas

El problema de la política en las iglesias

Por: Norber Bustos Ramos

Se acercan las elecciones, y por estos días empieza a ser común en algunas iglesias ver a los candidatos tomando un espacio en los púlpitos para promover sus propuestas y planes de gobierno, hablar bien de la iglesia, promulgar discursos en favor de la cosmovisión y los valores cristianos, hasta usar la biblia, recibir «profecías» y, algunos hasta haciendo la oración de fe.

Sin entrar a juzgar las motivaciones personales de cada uno en cuanto a sus palabras y acciones, la realidad es que las iglesias son una plataforma masiva de alcance social, y, en tiempos donde los candidatos necesitan convencer al mayor número de votantes, las iglesias se ven para algunos como uno de los escenarios perfectos para cumplir el objetivo, una puerta de acceso a cientos de sufragantes potenciales.

Pero, ¿es esto correcto? Y no me refiero al hecho de que como militantes de la iglesia de Cristo votemos, de hecho, creo que nuestra participación democrática es un deber ciudadano que estamos llamados a cumplir (Ro. 14: 1); tampoco al hecho de que un cristiano aspire a algún cargo de elección popular, puesto que desde estas posiciones los cristianos pueden ser una influencia de bendición para la transformación de la sociedad, una manera de cumplir el llamado a ser luz en un mundo de tinieblas. Pero la cuestión es respecto al uso de las iglesias como plataformas para la promoción de alguna personalidad, considero firmemente que esta es una práctica indebida, antibíblica y perjudicial de la cual debemos alejarnos. Aquí buscaré exponer algunas razones:

  1. 1.Es una práctica no bíblica

El nuevo testamento nos presenta el comienzo de la era de la gracia, los evangelios nos narran la vida, enseñanzas, milagros, muerte y resurrección de Cristo, el libro de hechos de los apóstoles relata los comienzos de la iglesia primitiva, y las cartas contienen una amplia compilación doctrinal y las ordenanzas sobre cómo debe vivir un cristiano. El fundamento de la iglesia fue colocado por Cristo a través de la enseñanza apostólica, y para saber cómo deseaba Cristo que fuese su iglesia hemos de dirigirnos a ese comienzo.

Si miramos tal fundamento, nunca encontramos a Jesús promoviendo en sus enseñanzas a una personalidad política en particular, de Hecho, cuando los fariseos y grupos judíos le preguntaron maliciosamente si se debía pagar impuestos al César, su respuesta fue asombrosamente imparcial

15 ¿Debemos pagar o no?

Pero Jesús, sabiendo que fingían, les replicó:

—¿Por qué me tienden trampas? Tráiganme una moneda romana[a] para verla.

16 Le llevaron la moneda, y él les preguntó:

—¿De quién son esta imagen y esta inscripción?

—Del césar —contestaron.

17 —Denle, pues, al césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios.

Y se quedaron admirados de él.

(Marcos 12: 15-17, NVI).

En el libro de los Hechos, no encontramos que en los servicios de reunión se tomase un espacio para la promoción política. La biblia dice que en la iglesia se dedicaban a la oración, al estudio de las escrituras, comunión entre hermanos, compartir el pan, cantar himnos y canciones espirituales, a predicar el evangelio. (Hch 1: 14, 2: 42; 17; 11 ) pero  no a hablar sobre cómo derribar al emperador o cómo podría la iglesia cambiar al gobernador de la provincia.

La exhortación del apóstol Pablo a la iglesia en Colosenses fue:

16 Que la palabra de Cristo habite en abundancia en ustedes, con toda sabiduría enseñándose y amonestándose unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en sus corazones. 17 Y todo lo que hagan, de palabra o de hecho, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de Él a Dios el Padre.

Y ese es el llamado para la iglesia. La iglesia debe ser el lugar donde se Glorifique a Cristo a través de las actividades que bíblicamente le glorifican. Los púlpitos deben ser usados para anunciar el evangelio, predicar la palabra, alimentar al rebaño de Jesús con pan espiritual porque esto es lo que la gente necesita. Las personas no van a la iglesia para que se les diga por quién votar y escuchar discursos mundanos, ya que para esto presencial y virtualmente ya hay fuera todo un bombardeo, la iglesia es un lugar para conocer a Dios mediante la exposición de su palabra, un refugio espiritual en un mundo totalmente carnal.  Es asfixiante que veamos carteles de política en las calles, negocios, eventos, transportes, etc. por toda esta masa de candidatos, para llegar a la iglesia y encontrar más de esta carrera política.

Un día los líderes y pastores daremos cuenta por las actividades que promovimos dentro de las iglesias, y si decimos que la biblia es la máxima autoridad para la iglesia, debemos preguntarnos si esta práctica no bíblica agradaría el corazón de Jesús. Si el regresara un domingo de reunión, ¿Se complacería de encontrar a su novia escuchando una campaña política y no a un hombre piadoso predicando la palabra?

  • 2.Jesús es el centro, no la política

En la iglesia primitiva se congregaban todo tipo de personas, diferentes clases sociales y afinidades políticas. Cuando Jesús llamó a sus discípulos es interesante que en el grupo e los doce podemos encontrar a un Leví (Mateo) que fue cobrador de impuestos, lo que para muchos era un judío vendido al imperio romano, traidor de su gente; y un Simón de los Zelotes, un grupo que se había alzado en armas para pelear contra la opresión del imperio   . ¿Imaginan lo que hubiese sido escuchar una conversación política entre estos dos discípulos?

La realidad es que la biblia no nos narra esto, porque el propósito del evangelio no es que tengamos una visión política unificada, sino que tengamos la mente de Cristo. Seguramente mucho de la cosmovisión en cuanto a la política cambió para Mateo, al igual que para Simón después de caminar con Jesús, pero esto no fue el enfoque, el centro siempre fue Jesús.

Bíblicamente, el mundo no es transformado esencialmente a través de políticas y programas sociales, la transformación viene solo por el evangelio, porque solo el evangelio combate de raíz el problema más grande del hombre, el pecado. Cualquier sistema político basado en ideologías humanas es imperfecto, porque el corazón del hombre sin Cristo es esclavo del pecado y todo lo que promueve termina permeado por el pecado.

No obstante, Si lográsemos construir un estado perfecto, con total bienestar, sin desigualdad y con alta calidad de vida, aun así la labor de la iglesia seguiría porque de nada sirve al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma. Si como iglesia lográsemos construir aquí en la tierra una nación política y económicamente perfecta, pero no predicamos el evangelio de la salvación, seremos un fracaso como discípulos de Jesús. El mandato de la gran comisión fue “id y haced discípulos”, no id y convenced votantes.

Pensemos en los países desarrollados, con un nivel de vida altísimo, políticas de equidad y economía excelente, aunque todo esto sea perfecto, a la luz de las escrituras, si estas personas no se arrepienten y creen en Jesús, aunque vivan en el “estado perfecto”, no podrán escapar de la condenación por el pecado, y es ahí donde la iglesia es responsable de predicar el mensaje de la cruz  y de tener a Cristo como el centro.

  • 3. El voto es libre y personal

En Colombia, el voto tiene entre algunas de sus características el ser: un deber y un derecho, libre, secreto, individual y personal.

En el elemento de libertad dice: El voto es libre cuando su ejercicio no está sujeto a presión alguna, intimidación o coacción. El ciudadano, en ejercicio de este derecho fundamental, sufraga a su libre albedrío por un candidato o una lista que se ha puesto a consideración en un evento democrático, o por el contrario, sufraga a favor o en contra de una opción participativa que se coloque a su decisión.

https://www.registraduria.gov.co/Elecciones/inf_votan.htm#:~:text=El%20voto%20representa%20el%20principal,y%20control%20del%20poder%20pol%C3%ADtico.

Ahora bien, las iglesias son una plataforma de influencia social. Personalmente, habiendo trabajado durante tantos años en el entorno eclesiástico, uno puede percibir como las personas fácilmente se pueden dejar llevar por la opinión de una figura de autoridad espiritual como un pastor. Si el voto debe ser libre, es éticamente cuestionable que la iglesia o los pastores utilicen su influencia para coaccionar intelectualmente el ejercicio democrático libre.

Un cristiano no debe votar por este o por otro, solo porque su líder le dice, tenemos la responsabilidad de desarrollar un pensamiento crítico personal y argumentado, informarnos y así mismo tener la libertad para apoyar a quién consideremos mejor. Si bien la iglesia puede y debe hablar de los principios cristianos que se aplican a las políticas estatales, para formar en el creyente la cosmovisión cristiana, no debe promoverse a alguien en particular.

En otras palabras, los líderes cristianos debemos promover principios, no candidatos.

  • 4.Es perjudicial para el testimonio de la iglesia

Es triste ver unos años después que algunos de los candidatos que iban a los templos para convencer sufragantes y hacer oraciones, terminen envueltos en escándalos de corrupción y apoyo a políticas cuestionables. ¿Cómo queda el testimonio de la iglesia? Afectado, cuestionado y debilitado, con justa razón.

Una doble moral cuestionable, es que Muchas de nuestras iglesias tienen unas normas que indican procesos largos para permitirles a los miembros participar en alguna actividad espiritual, como la alabanza, la predicación, el diaconado, etc. Pero en algunos casos, en cuanto llega un candidato político, se le abre la posibilidad de hablar ante el público de forma inmediata, sin que ni siquiera este sea miembro activo de la congregación, bautizado o un cristiano con frutos de arrepentimiento. No sé, si es que el poder tiene un aroma tan seductor que nos hace parcializar el trato con las personas, y si es así, la biblia condena este comportamiento. (Santiago 2: 1-9)

Cuando la iglesia se involucra en apoyar públicamente un candidato, la iglesia termina siendo popularmente culpable por las “embarradas” que después este personaje haga. Yo les preguntaría a los pastores que apoyan públicamente a un candidato: ¿Tu estás seguro que esta persona representará intachablemente los valores cristianos cuando llega al poder? Y como el corazón es tan engañoso, si somos sinceros, es demasiado riesgoso confiar el testimonio de la iglesia en personas, que, en muchos de los casos solo aparecen dentro del templo cuando están en campaña.

Finalmente, Así como Jesús pidió una moneda para preguntar de quién era el rostro en ella grabado, un ejercicio interesante sería observar que la cédula de cada Colombiano, (aunque sea cristiano y espiritualmente un ciudadano del cielo), dice República de Colombia. Como sufragantes démosle a nuestro país lo que es de nuestro país, nuestro voto como deber libre, personal, secreto y responsable, pero la iglesia pertenece a Cristo, y allí demósle a Dios lo que es de Dios.

Este no es un llamado a que los cristianos sean anti-política, de hecho Charles Spurgeon, el gran predicador bautista inglés dijo: “Solo los tontos creen que política y religión no deben ser discutidos. Por esa razón los ladrones permanecen en el poder y los falsos profetas continúan predicando”.

Como cristianos debemos ser ciudadanos responsables que busquen el bienestar del país donde residimos, y esa búsqueda parte de desarrollar una visión política personal, responsable, bíblica, bien argumentada y libre que nos lleve a tomar acciones en coherencia con lo que creemos, pero no permitamos que se vulnere un espacio sagrado destinado a la predicación de la palabra. La iglesia no debe ser un lugar para la promoción de proyectos políticos personales, que como la historia ha dejado ver, son egoístas, deshonestos y hasta anticristianos.  La iglesia es un hospital para el alma de pecadores, no una plataforma para aspirantes políticos, en muchos casos, usualmente deseosos de poder.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments